Cientos de Catequistas celebraron su día en Llay Llay
 


15 de Mayo, 2018
Invitados por la diócesis de San Felipe cerca de 300 catequistas se dieron cita en Llay Llay para festejar el 12 de mayo el Día Nacional de los Educadores de la Fe de las comunidades de Aconcagua y Petorca.

El pasado sábado 12 de mayo en dependencias del Colegio de las Hermanas Filipenses en la Ciudad de Llay Llay,  la Diócesis de San Felipe de Aconcagua se congregó para celebrar el día del Catequista 2018.

La jornada inició cerca de las 8:30 horas cuando comenzaron a llegar las delegaciones de las 29 parroquias que compartieron un ameno desayuno.  Con la oración inicial los catequistas dieron gracias al Señor por el llamado a este servicio y se confiaron en sus manos como  instrumentos evangelizadores de las comunidades.

El lema que convocó la celebración de este año fue: “Sin Eucaristía no podemos vivir”. Para profundizar la vivencia eucarística de los catequista hubo dos bloques testimoniales, que a través del diálogo lograron motivar a los presentes en la permanencia de su vocación.

Ana María Reyes,  Rodrigo Farías y por medio virtual, Pablo Ávila, catequistas laicos, quienes colaboraron  como voluntarios papales, durante la visita de Francisco a Chile: relataron la experiencia de haber servido a la Iglesia en esta labor. 

Posteriormente,  Hna. Rosa Troncoso, Franciscana Cooperadora Parroquial y el Padre Fabián Castro, Vicario de Cabildo, compartieron desde su experiencia de consagrados y cómo la Eucaristía ha sido un pilar fundamental en la perseverancia de su vocación; siendo la Eucaristía lo que da sentido a su consagración.

El momento central se vivió cerca del mediodía cuando los catequistas salieron en procesión, desde el colegio hacia el Templo Parroquial San Ignacio de Loyola;  la que  fue presidida por el Santísimo Sacramento. Al llegar al templo se realizó una breve Adoración,  para luego dar paso a la celebración de la Misa.

La celebración eucarística fue presidida por el padre Vicente Montenegro Lazo, Vicario de Pastoral quien destacó el rol del Catequista en el momento actual que vive la Iglesia.

El Vicario agradeció “tan abnegado servicio” recalcando que “sin ustedes la misión sería imposible realizar. Es tan grande la importancia que ustedes tienen, que sin ustedes no podríamos cumplir la tarea evangelizadora”

“Cuando pensamos en nuestra tarea nos damos cuenta que ser catequista involucra toda la vida.  Ser Catequista es una vocación de servicio en la Iglesia y con la Iglesia. Lo que se ha recibido como don, de parte del Señor, debe a su vez transmitirse. De aquí que el catequista debe volver constantemente a aquel primer anuncio o Kerigma” puntualizó el Pbro. Montenegro.

Hablando de la vocación que moviliza el ser del catequista dijo que éste “camina desde y con Cristo.  No es una persona que parte de sus propias ideas o gustos, sino que se deja mirar por Él, por esa mirada que hace arder el corazón… cuanto más toma Jesús el centro de nuestra vida, tanto más nos hace salir de nosotros mismos, nos descentra y nos hace ser próximos a los otros”.

Tarde de Fiesta

La tarde continuó con un grato almuerzo, organizado y preparado por la comunidad de “Nazarenos” y luego  una velada artística, destacando “el Club de Cueca Violeta Parra” de Llay Llay, la intérprete  Julia Mena,  Fabián Díaz  “el Charro de Panquehue”  y Pedro Herrera, quienes animaron la tarde donde los asistentes vibraron,  cantaron y bailaron hasta alrededor de las 17:30 horas.

 



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl