Triduo Pascual en Iglesia de Aconcagua
 


22 de Abril, 2019
Con gran devoción se celebraron liturgias de Jueves Santo, Viernes Santo y Vigilia Pascual.

La celebración del Triduo Pascual comenzó con la eucaristía del Jueves Santo,  que  conmemora la última cena y la institución de la Eucaristía, y además se repite el gesto del lavado de los pies, tal como lo hizo Jesús con sus discípulos.

El Viernes Santo las comunidades parroquiales organizaron la  liturgia de la pasión, con la participación de feligreses de todos los sectores de la diócesis. Durante este día santo, también se realizaron Vía Crucis por las calles de las ciudades, que permitieron meditar en cada una de las estaciones hasta llegar a los pies de la cruz.

También en la explanada del Santo Cristo de Rinconada de Silva se desarrolló uno de los Auto-Sacramentales más importantes del Valle del Aconcagua y de la región de Valparaíso, que congrega a miles de personas que llegan de diferentes lugares del país.

Luego de un día de recogimiento, en horas de la noche, el Sábado Santo, comienza con la solemne bendición del fuego, durante la primera parte de la Vigilia Pascual, llamada "lucernario"; la fuente de luz es el fuego. Este, además de iluminar quema y, al quemar, purifica. En la vigilia celebramos la Resurrección y la certeza que Jesús no muere.

El domingo de resurrección, es el aniversario del triunfo de Cristo y con profunda alegría, cientos de familias participaron en las parroquias y capillas de la Diócesis de San Felipe para finalizar esta semana santa, y decir: “Aleluya, Cristo ha resucitado”.

 

Fuente: Comunicaciones San Felipe



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl