Bodas de oro hna. Bernardita Ascencio Molina se festejó en el templo del Buen Pastor de San Felipe
 


03 de Febrero, 2017
A los dieciséis años ingresa al juniorado en la ciudad de Concepción y el 28 de diciembre de 1966 realiza su profesión. Junta a su comunidad, en San Felipe, celebra sus cincuenta años de vida religiosa.

El jueves dos de febrero, la provincia se unió para celebrar la eucaristía de acción de gracias por los cincuenta años de vida religiosa de hna. Bernardita Ascencio en la comunidad de San Felipe. 

Hermanas de las comunidades de Valparaíso, Cerro Navia, Nazaret, San José y la sede provincial acompañaron este signo de fidelidad y amor al Señor. La eucaristía fue presidida por el sacerdote capuchino José Antonio Sierra, quien conoce a hna. Bernardita hace más de 40 años. 

Hna. Bernardita, nos cuenta que “Para mí fue un día muy alegre, de gozo espiritual el cual lo viví intensamente, reconociendo como el Señor con tanto amor y fidelidad me ha sostenido durante estos cincuenta años. Reconozco que no he sido tan fiel como uno debería, sin embargo, creo que Él nunca me ha dejado sola apoyándome y guiándome, en consecuencia, he podido llegar a celebrar este día en plenitud esta entrega que me ha pedido. Fue muy grato sentirme como familia, compartiendo con las hermanas, el personal de la casa y de otros lugares. El padre José Antonio, que vino desde Santiago, celebró una eucaristía muy linda y emotiva. Muchas gracias a todos quienes hicieron posible esta celebración”, finalizó. 

También estaban presentes hermanas del consejo apostólico encabezada por Hna. Adela Reyes, Animadora Provincial, quien nos narró que para ella “ fue una experiencia muy especial, me dio mucha alegría ver a la hermana cumplir cincuenta años de entrega y fidelidad, de tantas gracias que recibió del Señor y que Ella también, a pesar de todas las dificultades que tenemos en la vida religiosa y laical, siguió caminando bajo los pasos de Jesús Buen Pastor, dando el testimonio de una persona que ha perseverado, ha sido fiel y obediente a la voz del pastor, pues ella donde ha sido enviada ha respondido con humildad y alegría. Ese testimonio de fidelidad y amor en el trabajo que ella realiza en las diferentes misiones que ha servido, me anima y me brota un sentimiento de gratitud al Señor que obra en Ella. Le pido al Señor que la siga ayudando, que se manifieste a través de ella y que continúe llevando ese amor a tantas personas que necesitan encontrarse con Él”, dijo. 

La presidenta de la Fundación Madre Josefa y miembro del consejo apostólico, Hna. Francisca Ponce, relató “que fue un momento de compartir y renovar la propia vocación escuchando a Bernardita en su historia y testimonio, motivándome a seguir en la misión y poder entregar ese amor tan fielmente como lo hizo Ella durante estos cincuenta años”. 

Hna. María Ana Miranda, de la comunidad San José en Puente Alto, fue su compañera de noviciado y formación y compartió con nosotros esta hermosa celebración, diciendo que en “la Eucaristía de Bernardita la vi llena de entrega. Es una persona consagrada con alegría y testimonio de vivir en plenitud su fidelidad de cincuenta años. Ella es muy cercana a sus hermanas y superiores, llena de entusiasmo para seguir siéndole fiel al Señor, a la iglesia y la obra apostólica de la congregación”, finalizó. 

La hermana Bernardita, forma parte de la Comunidad de San Felipe y es la encargada del templo recién restaurado e inaugurado el año pasado. Agradecemos a Dios por su fidelidad con Bernardita y por toda la disposición a ir donde la misión la ha requerido.

 

Fuente: Centro de Comunicación,  Congregación del Buen Pastor

 

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl