Misa Crismal se celebró en Iglesia Catedral de San Felipe
 


13 de Abril, 2017
Una solemne misa, presidida Mons. Cristián Contreras Molina, OdeM., Obispo de San Felipe se celebró este miércoles 12 de Abril en la Catedral de San Felipe con la participación del clero diocesano.

Cientos de fieles provenientes de todas las parroquias, comunidades y movimientos, se congregaron en la Iglesia Catedral de San Felipe para la celebración de la Misa Crismal que fue presidida por Mons. Cristián Contreras Molina, O.deM. Obispo de San Felipe.

Palabras del Pastor

El Pastor Diocesano inició su homilía señalando que “Soy portador de una palabra de cariño y gratitud para cada uno de Uds. de parte del Papa Francisco. En los diálogos que mantuvimos con él  destacó el grado de entrega y  sacrificio de cada sacerdote en tiempos difíciles. De allí manifestó  la necesidad de que la Iglesia a través de los obispos se preocupe de su formación permanente, de su  oración individual y comunitaria, de la práctica  de la lectura orante del evangelio   y de la cercanía  a  los hermanos que, en una sociedad  pragmática e individualista, perseveran en el seguimiento de Jesucristo. En una de mis intervenciones,   agradecí el habernos convocado a vivir un año de la misericordia, bienaventuranza  que debe ser el sustento de nuestra vocación y ministerio. También le dije  que esperábamos  su venida a Chile y que nos visitara en el santuario de teresita de los Andes. Con relación a la nueva evangelización nos hizo mención a las reales motivaciones que deben impulsar el anuncio del evangelio. La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por El que nos mueve a amarlo siempre más. El amor a la gente es una fuerza espiritual  que facilita el encuentro pleno con Dios hasta el punto de que quien no ama al hermano camina en tinieblas, permanece en la muerte y no ha conocido a Dios y que el amor es en el fondo la única luz que ilumina el mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar. Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza y no nos faltará su ayuda para cumplir la misión que nos encomienda”.

Prosiguiendo con su homilía  Mons. Cristián Contreras manifestó que “Una palabra de gratitud para cada uno de Uds. Gracias por tenernos en sus oraciones, gracias por acompañarnos en nuestra vocación y tareas pastorales. Ayúdennos a discernir  la realidad especialmente cuando se trata de vivir en comunión y de hacer partícipes a los hermanos en la proclamación del evangelio. Busquemos juntos los caminos para hacer vida y aterrizar nuestras orientaciones pastorales. Hagamos  lo posible para que   la Iglesia  sea una  casa donde todos  se sientan acogidos, escuchados e integrados. Donde se cultive el diálogo basado en el respeto, en la diversidad y en la búsqueda de la verdad, verdad  que solo es posible encontrar cuando la persona de Cristo  pasa a ser nuestro amigo y confidente. A él no se le puede  mentir, solo con él es posible alcanzar la luz que nos permite eliminar de nuestros corazones los falsos dioses que nos encierran en nuestros egoísmos y miserias.   No dejemos entrar en nuestra vida lo que a vista de cualquiera es obra del demonio. El Papa nos dijo: con el demonio no se dialoga porque solo persigue la división, el desencanto y la frustración, es decir, la muerte”.   

Esta Misa Crismal que celebró el obispo con todos los presbíteros de la diócesis, es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del Obispo y como signo de la unión estrecha de los presbíteros con él, ocasión que los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales.

Además se consagró el Santo Crisma y se bendicen los óleos para los enfermos. El Santo Crisma, es decir el óleo perfumado que representa al mismo Espíritu Santo, nos es dado junto con sus carismas el día de nuestro bautizo y de nuestra confirmación y en la ordenación de los presbíteros.

Un saludo especial

Al finalizar la eucaristía el Padre Obispo saludo especialmente al Pbro Fabián Castro, por un nuevo aniversario de su ordenación como presbítero y además hizo entrega de un obsequio al Pbro. Francisco Plaza, quien cumplió 25 años realizando la labor de Canciller de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua.

 

Esta celebración fui transmitida a todo el valle del Aconcagua por Radio Encuentro Fm. 

 

Fuente: Comunicaciones San Felipe.

 



Galerias:




Documentos:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl