Cientos de feligreses de la Diócesis de San Felipe celebraron Pascua de Resurrección
 


17 de Abril, 2017
“Hoy Jesucristo ha vencido la muerte, Jesús ha Resucitado”, expresó el Pastor Diocesano.

La Vigilia Pascual comenzó en el atrio del templo con la bendición del fuego, con el cual se encendió el cirio pascual, signo de Cristo resucitado. Posteriormente los fieles, que se congregaron en la Catedral,  compartieron la luz,  para participar  en la celebración de  la Resurrección de Jesucristo. 

En su homilía Mons. Cristián Contreras Molina OdeM. Obispo de San Felipe señaló que: "Cristo ha resucitado. Esta es la gran noticia que los creyentes en Jesucristo anunciamos con gozo  después de haber permanecido en el silencio junto a Jesús crucificado. En este domingo de Pascua  podemos sentir sorpresa, gozo, emoción, paz, serenidad, ganas de vivir y de abrazarnos como hermanos.  Creer de verdad que podemos volver a empezar una nueva historia para cada uno de nosotros y para el mundo entero”. 

Más adelante continuó diciendo: “hermanos  queridos, hoy vemos con preocupación lo que ocurre en el mundo, con la violencia y amenazas de  poner fin a la paz mundial, pero también nos preocupa lo que ocurre al interior de nuestro país, donde la droga se transforma en uno de los flagelos que afectan a miles de jóvenes y adultos.  Vemos con tristeza la discriminación que sufren cientos de hermanos migrantes que han llegado hasta nuestros valles”.   

El pastor Diocesano  manifestó: “En esta Celebración Pascual,  junto con alabar y bendecir al Señor de la vida, acogemos la presencia de su Espíritu, para que renueve nuestra vida y seamos mujeres y hombres nuevos, que seamos capaces de dejar atrás todos los defectos que destruyen la vida, y poder tener un corazón que desborde en amor a Jesús y tengamos una vida más generosa y solidaria, especialmente con aquellos hermanos que más sufren. Que  hoy la luz de Cristo, ilumine nuestras vidas para que construyamos juntos un país más fraterno, un país más humano”, finalizó Mons. Contreras Molina. 

Luego de  la homilía el Padre Obispo,  bendijo el agua, y se encendieron nuevamente las velas de todos los presentes para renovar las promesas bautismales, renunciando al pecado y renacer a una vida nueva.

 

Fuente: Comunicaciones San Felipe



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl