En Semana Santa vivimos con Cristo su muerte y resurrección