Lectura Orante

LECTURA ORANTE DOMINGO 16 DE OCTUBRE. LUCAS 18, 1-8.

Oración inicial: Envíanos Señor, tu fuerza y tu valor, que libre nuestros miedos y anime
nuestros oídos. Envíanos tu Espíritu, impulso creador que infunda en nuestras vidas la
fuerza de tu amor.

1 Lectura. ¿Qué dice el texto? Leer atenta y pausadamente el texto de Lc. 18,1-8 poniendo atención en el lugar, personajes, qué dicen, qué hacen. Volver a leer.
Texto bíblico: En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola: “En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: ‘Hazme justicia contra mi adversario’.
Por mucho tiempo, el juez no le hizo caso, pero después se dijo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando’”.
Dicho esto, Jesús comentó: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen ustedes acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?” Palabra del Señor.
Preguntas para la lectura.
-¿Cómo comienza este texto? ¿Cómo y cuánto es necesaria la oración?
-¿Cuál es la parábola que les contó Jesús?
-¿Quiénes son los personajes que aparecen en el texto?
-¿Cuáles son las actitudes de la viuda? ¿y las del Juez?
-¿Cómo es el corazón de Dios Padre con sus hijos que se fían de El?
-¿Qué dice Jesús al final del texto?

2 Meditación. Dios me habla y me interpela. Algunas preguntas para ayudar a la reflexión.
a)¿En qué circunstancias me cuesta orar sin desanimarme?
b)En mi vida ¿Cuánto tiempo dedico a la oración, a la comunicación con Dios?
c)Las actitudes de la viuda, ¿Cómo me ayudan para ser una persona orante?
d)¿Dejo en las manos del Señor todo lo que soy y todo lo que necesito?
e)¿Es mi relación con Dios algo vivencial, dónde rezo lo que vivo y vivo lo que rezo?
f)¿Jesús encuentra en mí (nosotros) una fe viva, fuerte, firme y decidida?
g)¿Encontrará fe en la tierra Jesús cuando vuelva?

3 Oración. Le respondo al Señor, después de haber escuchado su Palabra. Abro el corazón y mis
labios para alabar a Dios, pedir perdón, dar gracias o pedir aquello que necesito.
Ej: Gracias Señor por enseñarme a orar sin cansarme, a ser perseverante e insistir siempre porque
sé que Tú me escuchas. Gracias Señor.

4 Contemplación y Acción. Interiorizo la Palabra y me comprometo hacerla vida. Para el momento de la contemplación repetir varias veces este versículo para que vaya entrando a mi vida, a mi corazón.
…”¿creen ustedes acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche…”
y de esta forma me pongo en contemplación y luego me puedo preguntar: ¿Qué me enseña y qué me pide Dios que haga a través de este versículo? Quizás CONFIAR más en El.

Oración final: Creo, aunque todo te oculte a mi fe. Creo, aunque todo me diga que no. Porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es Amor.
Creo, aunque todo subleve mi ser. Creo, aunque sienta muy sola(o) el dolor. Porque he fundado mi vida en palabra sincera, en palabra de amigo, en palabra de Dios.
Creo, aunque todo parezca morir. Creo, aunque ya no quisiera vivir. Porque el cristiano que tiene a Dios por amigo, no vacila en la duda, se mantiene en la fe. Amén (Ignacio Larrañaga).

 

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl