Es el aporte que hacen los católicos del 1% de sus ingresos a fin de que la Iglesia pueda cumplir su misión.

Este dinero se utiliza para la atención pastoral de las familias, los jóvenes, los niños, los enfermos, los necesitados.

También se usa para misiones, catequesis, sacramentos,hostias, ornamentos, flores, velas, la mantención de los sacerdotes, y los gastos domésticos de luz, agua, gas, teléfono etc. que la Iglesia debe pagar como cada uno de nosotros.

 

Complete el siguiente formulario y le contactaremos cuanto antes. Desde ya muchas gracias.