Gonzalo Arturo Bravo Álvarez, obispo de San Felipe de Aconcagua, nació en Valparaíso, el 30 de diciembre de 1962. Hizo sus estudios primarios y secundarios en Quilpué.

Es Licenciado en Ciencias Básicas de la Ingeniería en la Universidad Técnica Federico Santa María; titulado de ingeniero civil en esa misma universidad, Es Bachiller en Ciencias Religiosas en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, licenciado y doctor en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

BHasta antes de ser obispo fue decano de la Facultad Eclesiástica de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Fue profesor en el área de Sagrada Escritura desde 2008 a 2020.

Ingresó en el Seminario Mayor San Rafael de la Diócesis de Valparaíso, el 19 de marzo de 1990, a la edad de 27 años. Fue ordenado diácono el 20 de abril de 1997 y sacerdote el 12 de octubre de 1997, en la Catedral de Valparaíso.

Entre 2001 y 2002 fue vicario parroquial en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, en Viña del Mar.

Desde 2002 hasta 2005 fue administrador parroquial de la Parroquia Jesús Buen Pastor, en Valparaíso.

Desde 2008 a 2020 se desempeñó como párroco en la Parroquia El Salvador del Mundo “La Matriz”, en Valparaíso.

Entre otros servicios, entre 2013 y 2016 fue Vicario de Asuntos Económicos del Obispado de Valparaíso.

Además, en 2011 fundó, junto a diversas personas de la región, la Corporación La Matriz, Con ella emprendió diversos programas sociales, de emprendimiento y de cuidado por el medio ambiente y el patrimonio en Valparaíso y en ciudades de la Región.

El 26 de mayo de 2020 el papa Francisco lo nombró obispo de la diócesis de San Felipe de Aconcagua.

El 15 de agosto del 2020, en el Santuario de Santa Teresa de Los Andes, fue ordenado obispo por el Nuncio Apostólico Alberto Ortega.