Sección Novedades

¿Cómo celebrar el DUM 2020 (Domingo Universal de las Misiones)?

“La celebración del Domingo Universal de las Misiones significa reafirmar cómo la oración, la reflexión y la ayuda material de sus ofrendas son oportunidades para participar activamente en la misión de Jesús en su Iglesia” (Papa Francisco. Mensaje DUM2020).

 

Este año celebraremos el DUM el día 18 de octubre. Lo celebraremos, conscientes del complejo tiempo de pandemia que vivimos, pero desafíados misioneramente, porque es una oportunidad para reavivivar en todos los hijos de la Iglesia el compromiso siempre nuevo de anunciar el Evangelio “a tiempo y a destiempo. Es el día internacional en que toda la Iglesia reza especialmente por la causa misionera, y organiza una Colecta para colaborar generosamente con ella. El DUM nos recuerda el compromiso de todos los cristianos en la misión de la Iglesia y su obra magna de caridad por los más pobres y excluídos del mundo, especialmente el mundo de la niñez, de la adolescencia y las familias. Este año tendrá especial significación. Nuestra ayuda misionera irá a la obras de caridad de la Iglesia en los lugares màs afectados por el Covid-19 en el mundo. Mirar más allá de nuestras fronteras nos hace abrazarnos en una sola familia: la Iglesia misionera.

 

¿Quiénes participan en el DUM?

 

Todos los cristianos están llamados a participar activamente en la misión de la Iglesia. No es cosa de unos pocos. Todos estamos llamados a decir: “Heme aquí, envíame”. No es sólo “colaborar con la misión” sino “participar” en ella.

 

¿Cómo puedo participar?

 

1) Con el regalo de mi tiempo, para “salir” y cruzar la “otra orilla” de las situaciones humanas que necesitan el Evangelio de la Vida;

 

2) Con mi colaboración económica generosa, como la viuda pobre del Evangelio (Mc 12,38-44), que conmovió el corazón de Jesús, porque ella dio desde su propia pobreza. “Hay más alegría en dar que en recibir”;

 

3) Con mi oración y ofrecimiento personal. La oración es el alma de la Iglesia Misionera; de ella proviene la fuerza de la profecía; la audacía para el anuncio de los valores del Reino; y el resplandor testimonial que “atrae” y “contagia”.

 

¿Quién organiza el DUM?

 

Las Obras Misionales Pontificias (OMP)es el instrumento oficial de la Iglesia que se encarga de promover, animar y realizar la Jornada de Oración y Caridad por la Misión de la Iglesia, en conjunto con los organismos diocesanos y de la Comisión de Misiones de la Conferencia Episcopal de cada país. De las OMP expresó el Papa Francisco en el Mensaje para DUM 2019: “Las OMP manifiestan su servicio a la universalidad eclesial en la forma de una red global que apoya al Papa en su compromiso misionero mediante la oración, alma de la misión, y la caridad de los cristianos dispersos por el mundo entero. Sus donativos ayudan al Papa en la evangelización de las Iglesias particulares (Obra de la Propagación de la Fe), en la formación del clero local (Obra de San Pedro Apóstol), en la educación de una conciencia misionera de los niños de todo el mundo (Obra de la Infancia Misionera) y en la formación misionera de la fe de los cristianos (Pontificia Unión Misional)”.

 

¿Dónde va el dinero del DUM?

 

Los recursos económicos obtenidos por la Jornada Mundial de Oración y Caridad por las Misiones van en apoyo a las iglesias más necesitadas del mundo. Este año serán las comunidades más afectadas a causa del COVID-19. Hoy las Obras Misionales Pontificias apoyan financieramente con diversos proyectos a más 1.115 territorios de misiones en el mundo entero. Estas circunscripciones eclesiásticas dependientes de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, las cuales la mayoría son dependientes de Propaganda Fide, se encuentran en África (511) y en Asia (484). Seguidas por América (74) y Oceanía (46). Cuando nos referimos a “circunscripciones” nos referimos especialmente a los vicariatos apostólicos. En el caso de Chile, tenemos sólo el Vicariato Apostólico de Aysén.

 

Estos fondos, provenientes del movimiento de la caridad misionera del Pueblo de Dios, de la Colecta DUM y de diversas donaciones, ayudan a la Iglesia a solventar a los diversos institutos de beneficencia y asistencia administrados en el mundo, los cuales engloban: 5.269 hospitales con mayor presencia en América (1.399) y África (1.367); 16.068 dispensarios, la mayor parte en África (5.907), América (4.330) y Asia (2.919); 646 leproserías distribuidas principalmente en Asia (362) y África (229); 15.735 casas para ancianos, enfermos crónicos y discapacitados la mayor parte en Europa (8.475) y América (3.596); 9.813 orfanatos en su mayoría en Asia (3.473); 10.492 guarderías con el mayor número en América (3.153) y en Asia (2.900); 13.065 consultorios matrimoniales, en gran parte en Europa (5.676) y América (4.798); 3.169 centros de educación o reeducación social y 31.182 instituciones de otros tipos. (Ver. Agencia Fides. Estadísticas. 20/10/2019.)

 

Los recursos que los católicos chilenos ofrecieron en los dos últimos años (2018-2019), fueron directamente, via Nunciatura Apostólica de Chile, para el sustento de:

 

  • 3 seminarios de 3 Vicariatos Apostólicos de la India;
  • La Infancia y Adolescencia Misionera de Uganda;
  • Las Comunidades más necesitadas del Vicariato de Aysén (Chile).

 

La obra evangelizadora de la Iglesia, en la cual todo cristiano, en razón de su consagración bautismal, participa por derecho propio, continúa, aún en medio de la “tempestuosidad” del tiempo crítico que vivimos por la pandemia. La oración y la caridad por la misión de la Iglesia y la vida de tantos misioneros y misioneras diseminados por todo el mundo no puede ser frenada. Hoy nuestras Comunidades buscarán caminos creativos y geniales para manifestar su solidaridad y colaboración con esta loable causa, movidos por “el amor, que es y sigue siendo la fuerza de la misión (San Juan Pablo II).

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp